Otros sitios web:

Ir a la página web:

Otros sitios web:

Buscar en este sitio:
Menú
Buscar en este sitio:
SUB-MENÚ

Estocolmo

Bombas Grindex: Mantener limpio el terreno - trabajos de bombeo en una obra de construcción ecológica

Con un área de unos 15.000 m2 que se debe mantener libre de agua durante los hasta dos años y medio en que está previsto que duren las labores de demolición, voladura y nivelado, y construcción, el gigante sueco de la construcción Skanska se dirigió a Grindex para las labores de achique. El proyecto, considerado una obra de construcción ecológica, forma parte de un proceso de rejuvenecimiento de la zona occidental del centro urbano de Estocolmo.


El camino "verde" al rejuvenecimiento

En Estocolmo, el espacio para oficinas es escaso. Sin embargo, en Kungsholmen, en la zona oeste de la ciudad, que actualmente está pasando por un proceso de rejuvenecimiento, había un edificio que estaba costando ocupar. Construido en la década de 1980, las salas eran pequeñas y oscuras, y en general, tenía fama de ofrecer un entorno de trabajo deficiente. 

En 2010 comenzaron las obras de demolición del edificio y la construcción de uno nuevo, más ecológico y abierto, que cuando se termine será el primer edificio de oficinas de Estocolmo en obtener la clasificación Platino, el nivel más alto que concede el sistema internacional de certificación LEED (Leadership in Energyand Environmental Design, Liderazgo en Energía y Diseño Medioambiental). Además, la constructora Skanska ha declarado que todo el proyecto será una obra ecológica, con un objetivo de reutilización o reciclaje de materiales del 95%.

Achique a largo plazo

El proyecto incluye tres fases: demolición, voladura y nivelación, y la obra durará más de dos años. En todas las fases del proceso, se estarán bombeando constantemente el agua de lluvia, las aguas subterráneas y los sedimentos del área de 15.000 m2de la obra. El trabajo resulta particularmente complicado porque parte de los terrenos están en una ladera. Como no podía ser de otra manera, se necesitan bombas capaces de resistir las condiciones de trabajo más duras durante un periodo largo de tiempo.

“Las bombas están recibiendo un trato muy duro”, dice Tomas Fridell, de Skanska. “Permanecen en marcha durante largos periodos de tiempo, muchas veces funcionan en seco y se espera que puedan con todo, ya sea arena, limo, piedra, cemento o incluso una excavadora despistada! Es más, a medida que la obra avanza, las bombas tienen que cambiar de sitio, lo cual puede resultar bastante exigente en una obra de gran escala.”

Las bombas adecuadas para cada trabajo

A mitad del proceso de demolición, en la primera fase del proyecto, se instalaron cuatro bombas Minex trifásicas para ayudar a drenar los terrenos. Cuando todo el emplazamiento estuvo limpio y comenzó la fase de voladura y nivelación, se puso a trabajar a varias bombas Grindex, en concreto una Master H, una Minex monofásica y dos Minex trifásicas. Estas bombas se están utilizando ahora en la fase de construcción del proyecto. En todas las fases, el agua se ha bombeado a un depósito colector situado a unos 8 metros sobre el nivel del suelo, desde donde se trata de manera respetuosa con el medio ambiente.

 

Un papel fundamental

“El papel de las bombas en el proyecto es pequeño, pero vital”, prosigue Fridell. “Si las bombas no hicieran su trabajo, las máquinas se pararían, una eventualidad que resultaría extremadamente costosa en tiempo y dinero. Por eso siempre nos aseguramos de tener las mejores bombas para el trabajo y de que haya unas cuantas de reserva, por si necesitamos más capacidad de bombeo o una requiere mantenimiento”, concluye.

 

This story was submitted by Grindex 25th of October 2011

- Volver arriba -