Otros sitios web:

Ir a la página web:

Otros sitios web:

Buscar en este sitio:
Menú
Buscar en este sitio:
SUB-MENÚ

Oden

Bombas para construir viviendas en Estocolmo (Suecia)


La nueva línea de bombas de achique Grindex está diseñada para durar tres veces más en aplicaciones abrasivas que las generaciones anteriores de bombas. En este caso real de Suecia, se enfrentan a una dura prueba.

 

Oden

Uno de los factores críticos a la hora de construir 3.000 viviendas nuevas en un plazo de unos años en la zona sur de Estocolmo son las siete bombas sumergibles de achique Grindex instaladas a bastante profundidad en el subsuelo rocoso. Mantienen seco el túnel de alta tensión de "Skanstull-Solberga".

«Actualmente estamos trabajando al mismo tiempo en cinco frentes, lo que nos permite mantener un ritmo de unos 80 - 100 metros a la semana», explica Peter Ahlgren, de la constructora Oden Anläggningsentreprenad. Peter es el supervisor de voladuras del nuevo túnel de alta tensión.

 

Espacio para más residentes

El túnel es uno de varios importantes proyectos de construcción en curso en los alrededores de Estocolmo. Con él se sustituirán diez kilómetros de cable de alta tensión de 220 kV que atraviesan zonas residenciales por cables tendidos en el nuevo túnel.  Como resultado, se despejará un atractivo terreno cerca de Estocolmo con capacidad para unas 3.000 viviendas.

 

No se aceptan bombas averiadas

En dos de los cinco frentes de túnel, las voladuras se están realizando desde el centro hacia fuera y se accede por un túnel de transporte subterráneo. Se trabaja en ambos frentes de forma alterna, preparando la voladura en uno mientras se despeja el otro de escombros. Durante nuestra visita al frente oeste, dos hombres están trabajando al lado de la frente de perforación.

Oden

Acaban de terminar de perforar y ahora están llenando unos 65 orificios de cuatro metros de profundidad que cubren un área de 20 m2 con explosivos. La roca es granito con vetas de diabasa, un material muy duro. Las cabezas perforadoras están sometidas a un gran desgaste y requieren grandes cantidades de agua de refrigeración. Después de enfriar las cabezas perforadoras, el agua va a parar al suelo del túnel. Para que el trabajo siga adelante se precisan bombas fiables que deben estar constantemente en marcha para mantener la zona libre de agua. Una avería tendría consecuencias graves e inmediatas.

«No podemos trabajar con bombas poco fiables, pues la marcha de las obras se vería afectada de forma inmediata y adversa. Es muy importante que la bombas funcionen bien si queremos cumplir los plazos», continúa Peter Ahlgren. «Durante la perforación tenemos que bombear fuera 300 litros de agua por minuto. Hasta la superficie hay 50 metros, así que las bombas tienen que soportar un gran esfuerzo, pero hasta ahora han funcionado bien y estamos en plazos».

 

Put to the test

El desgaste de las bombas es considerable.  El agua está llena de residuos de perforación. El efecto se puede comparar con un papel de lija que frotara continuamente el interior de las bombas.

Oden

«Estamos usando dos modelos de nuestra línea de bombas más reciente», dice el director comercial para Suecia de Grindex, Per-Åke Jägrén.«Son particularmente robustas y resistentes al desgaste y están hechas para este tipo de condiciones. Tienen un diseño totalmente nuevo que impide que los abrasivos del agua entren en contacto con sus componentes sensibles. Este túnel ha puesto nuestras bombas a prueba, y han demostrado que cumplen sobradamente las expectativas. Lo que estamos viendo aquí confirma nuestras propias pruebas».

El agua se bombea desde la zona más profunda del túnel hasta la superficie, 50 metros más arriba. Las bombas trabajan en etapas, con clarificadores entre medias. En ellos se separan del agua casi todos los residuos de perforación, de modo que el agua sale bastante limpia. Cada poco tiempo se toman muestras para garantizar que se cumple la normativa municipal sobre el agua.

 

 

Especificaciones que se mantienen

La bomba que más cerca está del frente de perforación, una Grindex Major, es la más expuesta a los residuos sólidos.

Oden

«El agua que bombea es como papilla», comenta Peter Ahlgren. «Grindex recomendaba hacer el mantenimiento cada 2000 horas de funcionamiento, pero nosotros lo hacemos cada 1500 horas para más seguridad. En la práctica, esto significa que el intervalo de mantenimiento más corto del sistema de bombas es cada dos meses. No obstante, todos los días hacemos una inspección rutinaria de los equipos». Peter confirma que la información de Grindex sobre las rutinas de mantenimiento es correcta.

«Llevamos trabajando a toda marcha desde finales de abril y todo ha ido bien», nos comenta. «Ya hemos avanzado un buen trecho en la construcción del túnel y vamos todo lo rápido que se puede. Para nosotros es importante poder mantener este ritmo, y para eso es esencial que los equipos sean fiables. Si uno de ellos se parara, todo tendría que pararse. Se podría decir que las posibilidades de que los habitantes de Estocolmo puedan acceder a viviendas nuevas depende de que tengamos en el túnel las bombas adecuadas».

Datos sobre las bombasOden

Las obras del túnel cuentan con varias bombas Major y Master. La Major N puede bombear más de 35 litros/segundo (más de 2 metros cúbicos por minuto) en entornos difíciles y funcionar ininterrumpidamente sin supervisión. La Master H proporciona una altura de elevación que supera los 45 metros.

En dos de los cinco frentes de túnel, las voladuras se están realizando desde el centro hacia fuera y se accede por un túnel de transporte subterráneo. Se trabaja en ambos frentes de forma alterna, preparando la voladura en uno mientras se despeja el otro de escombros. Durante nuestra visita al frente oeste, dos hombres están trabajando al lado de la frente de perforación.

- Volver arriba -