Otros sitios web:

Ir a la página web:

Otros sitios web:

Buscar en este sitio:
Menú
Buscar en este sitio:
SUB-MENÚ

Canal de Trollhattan 2011

Caso de éxito presentado por Grindex
23 de noviembre de 2011

 

 

Mantener a raya millones de litros de agua

Trollhättan canal

Cuando se decidió que las cuatro esclusas del ca nal d e Trollhättan,  en Trollhättan (Suecia central), necesitaban puertas nuevas, la administración marítima sueca pidió ayuda para las tareas de achique a SjuntorpIndustrisupport AB. El trabajo — bombear 37 millones de litros de agua y mantener las esclusas secas durante todo el proceso — se hizo con 26 bombas Grindex. Al cabo de 25 días, el proyecto se consideró un éxito y las compuertas se reabrieron. 

 

Renovación esencial de un importante fragmento de historia

Trollhättan canal

Con la inauguración en 1800 del canal de Trollhättan, el oeste de Suecia, entre el Mar del Norte y el lago Vänern, quedó abierto al paso de barcos de vela. Desde entonces, los 82 km del río Göta, que tiene un desnivel de 44m en total, ha pasado por varias renovaciones importantes. Las seis compuertas, por ejemplo, tienen pisos dobles y puertas de accionamiento eléctrico y mecánico. No obstante, las inspecciones de la administración marítima sueca, revelaron que las puertas de las cuatro esclusas de Trollhätten podían ser un peligro. En consecuencia, el 25 de agosto de 2011, se cerró el canal en Trollhättan para efectuar reparaciones esenciales, incluida la renovación de las esclusas, el cambio/renovaciónde las bombas de las esclusas y la instalación de puertas nuevas.

 

Bombeo las 24 horas del día

Trollhättan canal

Cada esclusa,que tiene capacidad para barcos de hasta 4.000 toneladas métricas, 89m de eslora, 13m de manga y 5,4m de calado, contiene normalmente unos 9500m3 de agua, el equivalente a 9 segundos de caudal de agua del río Göta. Con cuatro esclusas que vaciar, se necesitaban bombas potentes y fiables que pudieran trabajar las 24 horas del día. La administración marítima sueca, que es la responsable de las esclusas, se puso en contacto con Sjuntorps Industri Support, dado que ya habían colaborado en el proceso de achique en el pasado. Con más de 300 contratistas en la obra y unos plazos muy estrictos, era imperativo que cada fase de la operación se desarrollara conforme al calendario. Por supuesto, eso requería que las esclusas estuvieran secas en todo momento.

 

Grandes bombas para un gran trabajo

Trollhättan canal

Armado con información de proyectos anteriores en Trollhättan, el personal del departamento técnico de Grindex ayudó a Sjuntorps Industri Support AB a dimensionar las bombas. Para drenar los 37 millones de litros de agua necesarios para que las obras pudieran comenzar, se recomendaron 3 bombas para barros líquidos, 22 bombas de achique y 1 bomba para lodos (incluidas bombas de reserva), de las cuales la más grande tiene una capacidad de 12m3 de agua por minuto.

El trabajo de drenaje de las esclusas comenzó el viernes por la noche, y hacia el mediodía del sábado había terminado y se pudieron iniciar las renovaciones. “Las bombas de achique se usaron en la primera fase y las de lodos y barros líquidosse utilizaron para sacar el agua del piso superior de las esclusas”, dice el técnico comercial de Grindex, RolfMejbert. “El agua aquí es bastante distinta de lo normal; es mucho más densa. Contiene lodo, sedimentos e incluso una cantidad importante de peces. Afortunadamente pudimos bombear los peces sin causarles daño alguno”, concluye.

 

Un socio de confianza

Las bombas Grindex permanecieron en el lugar durante todo el proyecto para vaciar el agua de lluvia y las fugas de agua por las puertas del canal. SegúnHåkan Ohrling, de Sjuntorps industri Support AB: “Esta es la tercera vez que hemos colaborado con la administración marítima sueca en esta operación. En un proyecto de esta escala, con tanto en juego y tantos contratistas que confían en ti, todo el mundo necesita saber que tus bombas pueden hacer bien su trabajo y mantener las esclusas secas las 24 horas del día. Por tanto, firmamos un contrato de servicio para garantizar que las bombas estuvieran operativas durante todo el proceso.”

Al cabo de 25 días, el proyecto se consideró un éxito y el canal se volvió a abrir al tráfico. En cuanto a las bombas Grindex, pasaron por una revisión estándar y volvieron al almacén, a la espera del siguiente proyecto de alquiler.

 

- Volver arriba -